Proceso de tratamiento de aguas residuales urbanas

Las aguas residuales urbanas son resultado de la mezcla de aguas domésticas con residuales industriales y/o aguas de escorrentía pluvial.

Por lo general el tratamiento de aguas residuales varía según el tipo de contaminación. En el caso del agua denominada urbana el proceso de tratamiento de aguas residuales suele consistir en un pre-tratamiento, seguido del tratamiento primario, tratamiento secundario y tratamiento terciario.

El pre tratamiento busca acondicionar el agua residual para facilitar el proceso posterior y preservar la instalación de erosiones y taponamientos. Incluye equipos tales como rejas, tamices y desengrasadores.

Tratamiento primario o tratamiento físico-químico: reduce la materia suspendida por medio de la precipitación o sedimentación. El estancamiento permite que se asienten los residuos en el fondo y se efectúe una clarificación primaria del agua que facilite el tratamiento posterior.

Tratamiento secundario o tratamiento biológico: elimina la contaminación de la materia orgánica disuelta presente en el agua residual, transformándola en sólidos suspendidos que se eliminan fácilmente. Consisten en la oxidación aerobia de la materia orgánica o su eliminación anaerobia en digestores cerrados.

Tratamiento terciario: utiliza técnica combinadas de los dos procesos anteriores que pulen el vertido final, mejorando alguna de sus características. Si se emplea intensivamente pueden lograr hacer el agua de nuevo apta para el abastecimiento de necesidades agrícolas, industriales, e incluso para potabilización.

El tratamiento eficiente de las aguas residuales reducir el impacto y contaminación producidos por el consumo de agua tanto en los hogares como a nivel industrial. Recuerde que entre los contaminantes hay microorganismos patógenos (bacterias, virus, parásitos) que producen enfermedades como la hepatitis, cólera, diarreas, etc. Materia orgánica (materia fecal, papel higiénico, restos de alimentos, jabones y detergentes) que consume el oxígeno del agua y produce malos olores. Nutrientes que propician el desarrollo desmedido de algas y malezas acuáticas en arroyos, ríos y lagunas. Otros contaminantes como aceites, ácidos, pinturas, solventes, venenos, etc., que alteran el ciclo de vida de las comunidades acuáticas.

CTA - INFOGRAPHIC

Sin comentarios »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los productos son propiedad industrial e intelectual de ACUATECNICA LTDA © 2016, registrado ante la SIC bajo el No. 142000-6601

Cotice aquí